Reflexiones

Enrique Vidales 26 octubre, 2008

Hoy quiero pensar en otra cosa, pero tu imagen en mi mente no se apartó de mi…estas presente en cada momento, tanto en mi vida y existencia… ¡Tú estas! Hice un alto al tiempo, detenerme para no pensar en nada… y aún en la nada… ahí, también, ¡estabas tú! Entonces, deseperado, mire al cielo suplicante, […]

Enrique Vidales 26 octubre, 2008

¡Qué sería del amor sin deseo? … absolutamente nada. Estaría vacio sin que motive el encuentro, la caricia o el beso. Es navegar sin remos que den fuerza, dirección y sentido. El deseo se convierte en un ingrediente del amor, en la búsqueda de una hacia el otro, el entregarse al placer nacido del deseo […]

Enrique Vidales 26 octubre, 2008

De mi muchas cosas podría decir, pero reconozco que la reserva y discreción es una parte esencial de mi persona. Físicamente tengo elementos que harían un fácil reconocimiento. Mido 1.75 m, pero no me considero ni flaco y gordo, aunque un poco de abdomen, producto de destrampes alimenticios, no me hacen tampoco lucir muy mal. […]

Enrique Vidales 26 octubre, 2008

La habitación estaba en penumbra, el sofá parecía ser de poco espacio para las dimensiones de nuestros cuerpos. Por unos minutos las miradas se encontraron en la oscuridad, cuando los ojos daban un brillo inusual, excitante y perturbador. – ¿Qué quieres? – entrecortada por la emoción cuestionaste. Por respuesta, solo busque acercarme a probar la […]

Enrique Vidales 26 octubre, 2008

La mañana eterna estaba muy fría con un vendaval muy húmedo y calcinante para un espíritu errante que no acertaba a mirar más allá del horizonte. Caminaba, y caminaba …caminaba, cada paso, cada respiración cortaba el silencio y medía la distancia y con mucha pesadumbre continuaba. A sus cuestas, larga cabellera crecía y multiplicaba con […]

Enrique Vidales 26 octubre, 2008

Como olvidar los años de estudiante. No solo por la escuela misma, la que en muchas ocasiones era más aburrida que los canales de televisión nacional, sino por las verdades que día a día me ayudo a describir. A reconocer los ojos amorosos y las sonrisas picarescas de los primeros amores, así como también el […]

A %d blogueros les gusta esto: