Los días posteriores, muy enmarcados en el tiempo que invita a la reflexión, existieron voces que condenaron la Internet. No solo por el sitio donde se consumó el crimen, sino por un medio que permitió al joven homicida conseguir droga y motivarse a experimentar lo que se siente al privar la vida a un ser humano. Como usuario de la red y principal promotor de su uso racional, la discusión inicial parecía desmesurada al ser este un acto libre y voluntario de solamente una persona.
Deseo orientar mejor la discusión, si encuentro eco en los lectores, en aspectos más concreto y de rápida reacción. No creo que estábamos en la posibilidad real de impedir el ansía de matar que caracteriza a este homicida. Las circunstancias y los factores de entorno no fueron los mejores para Marvel, que quedo sola y totalmente desprotegida. Estar en el momento y en el lugar inadecuados.
Tampoco podemos negar que el adelanto tecnológico, como el uso de la Internet, que ha llegado para quedarse en nuestra sociedad, trae beneficios. Pero su regulación resulta más que difícil, al ser un fenómeno que transciende de las fronteras del país. Se reconoce que los esfuerzos internacionales cada día establecen muchos candados, pero aún, no son los necesarios para controlar un universo y manipuleo de información más cercano al infinito.
¿Qué podemos hacer al respecto? ¿Cómo recuperar, si esta pérdida, la tranquilidad y seguridad que como ciudad nos caracteriza?
La primera acción es muy clara. Debemos vigilar y seguir de cerca el desarrollo de este caso, especialmente de las decisiones que tomen los juzgados con respecto al homicida. Se lo debemos a la familia, a la madre y sobretodo a Marvel. No podemos dejar que los vericuetos oscuros de la ley sirvan para beneficiar a quién nos dejo muy mal parados como sociedad. El castigo debe ser ejemplar y ajustado a las normas del derecho, para convencer que somos una sociedad que sabe respetar la ley, y en estos casos, de hacerla cumplir cabalmente.
Al mismo tiempo, debemos ser más alertas con nuestros hijos, que los pequeños que viven y se desarrollan en este mundo tecnológico. No les podemos negar el acceso a al misma, pero si esforzarnos en recuperar la capacidad de diálogo familiar en confianza, que sea una barrera para la penetración de valores contrarios a los nuestros. Estar pendientes y monitorear los comportamientos, que sin invadir la privacidad a la cual todos tenemos derecho como personas, si nos permita prevenir y crear condiciones que contraataquen en caso de ser necesarios.
Las autoridades, y aún con el esfuerzo reconocido por la descomunal tarea, deben continuar con un monitoreo para detectar y combatir todo lo malo que existe en al red. Para ello requieren de invertir en tecnología y capacitarse para estar a la vanguardia y estar un paso adelante. Debemos reconocer que no es fácil, pero no por ello, disminuir o bajar la guardia.
Para la madre, mis condolencias y solidaridad. Esto fue el acto de un solo hombre, que definitivamente no caracteriza a los habitantes de esta tierra. Como sociedad espero, que la muerte de Marvel no sea sin sentido para esta tierra que ella eligió.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorSemana de vacaciones intensa en la vida política
Artículo siguienteEducación y política: esquema mexicano