La conclusión anterior nace al ver los logros obtenidos por los alumnos de tercer grado de secundaria Dr. José Montes de Oca perteneciente a EDUCREA. Por motivo del Proyecto Educativo, los alumnos eligieron analizar el tema de la poca atención de padres para los adolescentes, descubriendo la importancia que la comunicación juega como factor determinante para mejorar la convivencia entre los miembros de una familia.
Por ello, idearon resolverlo con medidas tan sencillas, pero ante los resultados obtenidos, muy eficaces y eficientes. Con notas colocadas en sitios estratégicos como el portafolio del padre, en la guía del automóvil o pegado en una olla de cocina transmitieron ideas, saludos o simplemente comunicaron sus necesidades a sus respectivos progenitores. Lo que sobresale de este ejercicio fue la respuesta de que estos tuvieron para sus hijos: respondieron de la misma manera, creando canales de comunicación que aún no explorados fomentó una convivencia entre todos ellos.
¡Qué ejemplo de vida! Sin necesidad de solicitar apoyos oficiales, como tampoco esperar que el gobierno ejecute las acciones. La voluntad de querer cambiar las cosas, acompañadas de una estrategia para ello,  nos enseña que se pueden romper barreras por más invencibles que parezcan.
En conclusión, si en el futuro próximo somos más conscientes de que el verdadero poder lo tenemos nosotros mismos, estaremos en la posibilidad de resguardar a la institución familiar, fundamento de la sociedad,  de su destrucción.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorLa reforma pendiente
Artículo siguienteNo olvidamos a las personas con discapacidad