plataformaspoliticas-620x270Siguiendo con la reflexión y análisis de temas trascendentales para la vida y organización política del país relacionados con los partidos políticos, es necesario detenerse la efectividad y eficacia de las plataformas políticas. Este es un documento básico que un partido político debe entregar previo a una jornada electoral al Instituto Federal Electoral. Se contiene los elementos y propuestas de acción que definirán, supuestamente, la oferta política del partido rumbo a un proceso electoral.

En primera instancia nos surge una seria cuestión. Si por un lado los partidos políticos reciben dinero de los recursos públicos que en caso de desvío de los propósitos se fiscalizan, y en su caso, reciben sanciones por el mal uso de ellos; no debería entonces, por simple analogía, si un partido no cumple lo que promete y consta por escrito, recibir igualmente sanciones por las omisiones a las cuales se comprometió hacer en campaña.

La plataforma política de los partidos políticos en realidad es un documento inútil, sin ningún beneficio práctico. Únicamente para llenar un requisito de forma para participar en un proceso electoral, cuando debería ser lo contrario: el documento rector de las acciones de gobierno, en cualquiera de sus niveles, de los que siendo elegidos ahí constan sus promesas de campaña.

Tal vez así, tendríamos la seguridad los mexicanos de que los partidos tienen palabra y que cumplen lo que ahí consta, por escrito, se han comprometido a realizar.

Pero también hay que pensar en cómo surge esa plataforma política. En una propuesta sería necesario la intervención de un organismo como el Instituto Federal Electoral que tenga la atribución, durante el periodo de no elecciones, realizar estrategias para conocer “qué” es lo que el país, los ciudadanos, necesitan. Es decir, establecer líneas de acción generales que surjan de una participación ciudadana más efectiva, que sin importar el color del partido nos ayuden a clarificar hacia donde debe ir el rumbo del país.

A partir de esas conclusiones, la información debe nutrir a los partidos políticos, que en función de sus visiones e idearios políticos nos deben definir el “cómo” le van a hacer para llegar a las metas, que los ciudadanos, en una perspectiva general y apartidista, han definido como lo más importante para el desarrollo político, económico y social.

Los partidos políticos deben aceptar que su valor democrático está seriamente cuestionado. En lo personal me niego a desestimar el valor de la organización política. Por lo mismo, sería un acto de verdadero valor republicano y democrático encontrar las vías de reivindicación política.

No olvidamos que los partidos políticos esencialmente son entidades de interés jurídico y que reciben financiamiento público.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorLos partidos políticos ¿de qué nos sirven a los mexicanos?
Artículo siguienteLaguna constitucional ante ausencias temporales del Presidente