La Cámara de Diputados, a través del Espacio Cultural San Lázaro, realizó la conferencia “El Juárez de Andrés Molina Enríquez” en conmemoración del 150 aniversario luctuoso del Benemérito de las Américas.

 

Dentro del Ciclo de Conferencias “Benito Juárez: Vida y Obra”, el Palacio Legislativo de San Lázaro rinde un tributo a la figura de Juárez García que resume a la nación mexicana desde todas las perspectivas y que encabezó una de las más grandes generaciones de políticos que ha dado el país en su historia contemporánea.

Al dictar la conferencia, Ismael Carvallo Robledo, director general del Espacio Cultural San Lázaro, refirió que el objetivo es analizar cómo autores posteriores a Juárez lo conciben, en este caso Andrés Molina Enríquez, a partir del libro “Juárez y La Reforma”, que escribe en 1906 y que es una de sus obras fundamentales.

A través de esta obra, explicó, Molina Enríquez cristaliza que en la figura titánica de Juárez García en el siglo XIX se convierte en claro representante de la clase mestiza o clase media de hoy, a través de Las Leyes de Reforma. Con el marco jurídico de amortización el grupo mestizo se convierte en propietario de casas y terrenos.

Carvallo Robledo consideró que Las Leyes de Reforma hubieran sido imposibles sin el derecho romano traído por los españoles; además, con este marco jurídico la propiedad del rey pasó a la nación y se evitó que se pulverizara el territorio del país, convirtiéndose la propiedad como la base de la patria.

Indicó que Molina Enríquez plantea que la verdadera Ley de Reforma es la Ley Lerdo (Miguel), que la clave, relativa a la obligatoriedad de compraventa de casas y terrenos a las corporaciones civiles y eclesiásticas, es decir esos bienes inmuebles, son susceptibles de adquirirse. Sólo hasta que tuvo lugar esa reforma se pudo cuajar México como un Estado de derecho, así como la nacionalización de los bienes eclesiásticos.

Tras estas leyes se dispara el comercio interno, es decir lo que estaba antes en manos de la Iglesia y grandes hacendados se nacionaliza y se pone en circulación activando el comercio y el proceso de la incipiente economía nacional que activó un círculo virtuoso y el país entra al proceso productivo de distribución.

 “Todo eso se lo debemos a La Reforma”. La economía nacional como hoy la entendemos fue posible por esta legislación que se expide en la Primera Legislatura”, agregó.

Carvallo Robledo señaló que la consolidación del Estado mexicano y su nacionalidad se cristaliza en Las Leyes de Reforma y el fusilamiento de Maximiliano, restaurándose la República.

Los criterios que utiliza Molina Enríquez para explicar este proceso son el medio físico, es decir centrarse en la producción para establecer cómo una sociedad produce su sustento.

A partir del Plan de Ayutla en 1854 arranca el verdadero proceso de Independencia del país, fue “consecuencia directa, fue el movimiento político y social indispensable para asegurar la existencia de la nacionalidad mexicana. Juárez fue la personalidad necesaria para hacer triunfar La Reforma”, refiere el libro.

El Plan de Ayutla forma parte de tres elementos con Las Leyes de Reforma expedidas en 1859 y la intervención francesa, los cuales concibe Molina Enríquez como los periodos fundamentales de la consolidación de la Independencia de México, que llama el periodo de integración nacional.

 

 

 

 

Boletín de prensa


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorClausuran el Curso Lengua de Señas Mexicana, en la Cámara de Diputados
Artículo siguienteEntrega SEP nombramientos definitivos a 406 docentes de Sinaloa